BIOGRAfía

madeline 48.jpg
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Pinterest
  • Instagram

Soy poeta, narradora y traductora. Escribo esta nota cuando alguien me insiste que debo escribir mi biografía.

Esta es la primera página un día de verano en Fort Washington, año del tigre, mes de junio, al año de estrenar mi jubileo y mi libertad. ¿Qué tiene mi vida de interesante? Según quienes me exhortan, las historias de una mujer que no conoce padre, a penas madre y nace en lo que llaman cuna de pobres o cuna humilde. Mi historia de supervivencia les parece que vale la pena contarlas. No sé si voy a poder entretenerlos al modo de la literatura picaresca. Esta entrada a la escritura no sé si durará, si me arrepentiré, ni adónde va a llevarme. Nací, como mis otros dos hermanos de padres distintos. Nací por accidente, no deseada, sin familia. No fue un pesebre pero casi. Y lo digo con cierto humor. No crean que voy a jugar a la víctima. De hecho, cuando cuento mis relatos de vida a partir de una infancia difícil me sale un humor y un distanciamiento que me convierte en personaje de mis andanzas. Substituyo la lágrima por la risa. ¿Cómo se aprende eso? ¿En qué momento la risa es nuestra arma de defensa y combate? Ahora siento que soy capaz de tejer una historia de vida que yo misma no podría haber contado. Sobre todo, porque si hubiese tenido la oportunidad de verdaderamente escoger los senderos a caminar no habría estudiado una carrera académica. Vine a los Estados Unidos porque me ofrecieron atender una editorial casera (Libros del Maitén, a cargo de Jaime Giordano, quien luego sería mi director de tesis doctoral). Mientras tanto se suponía que trabajara en mi tesis de maestría sobre tres relatos de Borges  Así lo hice, me ofrecieron una beca y sin saber si la universidad era de méritos o no, si el departamento me interesaba o no, me dejé llevar. Resultó que la University of Stony Brook tenía a unos cuantos scholars que brillaban. De allí también saldrían muchos compatriotas y hasta un jibarito de verdad estuvo por esos lares, y una mujer que decían era una infiltrada de la CIA. Yo soñaba en salir rápido de lo que me parecía una trampa. Pensé que ampliaría el tema de la tesis de maestría sobre tres relatos "detectivescos de Borges".  El tema era el de Enrique Giordano, hermano de Jaima Giordano, pareja de un amigo de entonces. Yo trataba de emularlos, seguir sus pasos porque no tenía todavía certezas de nada. Las lecturas de entocnes eran Cortázar, Sábato, Bioy Casares y todos me encantaban. Por lo cual, plagiar el mundo ajeno por no conocer otra salida fue mi respuesta mientras daba con mi identidad, dando tumbos, yendo Me quedé, dejándome llevar por cuestiones de supervivencia. Mi familia no tenía qué ofrecerme ni cómo ayudarme. Así que dentro de una especie de orfandad me fui quedando y probando suerte. Enseñé en Nueva York por más de dos décadas. Sin embargo, ahora que soy mayorcita me doy cuenta que las cuentas pendientes estaba a la espera y que todos los cabos sueltos pueden ser retomados. En esas estoy. En un desandado. Antes de decidirme por la literatura quería pintar pero no tenía ni para los pinceles. Luego entré a estudiar periodismo. La competencia para entrar a esa escuela de la Universidad de Puerto Rico era cosa seria. Entré pero, un día, y otro día, fui tomándole un gusto a libros como La divina comedia, La Iliana, El decameron, etc. etc. Estaba tomando clases de humanidades y esos libros decidieron mi suerte. Como en casi todos los países, la literatura se considera cosa de ricos. ¿Con qué se come? ¿Cómo comemos y de qué viviremos?, me dijo mi madre. Como me rebelé, también se rebeló mi madre y me echó a la calle. En los momentos que llego a Estados Unidos lo que me interesaba era  el teatro medieval, hacer teatro de sombras o teatro rodante. Venía con la ilusión de explorar mis posibilidades en el "Bread & Puppet Theater". Con la mala suerte de que se disolvió el grupo. r segunda vez (Buenos Aires, 2002) cumple veinteaños ahora en 2022.  Celebraremos ese aniversario en el país que le vio nacer, Argentina. De toros y estrellas (Puerto Rico, 2004) fue el segundo libro y luego siguió 365 esquinas con la misma editorial Terranova (Puerto Rico, 2009).  Leche/Milk (Buenos Aires, Premio Nacional de Poesía, PEN  Internacional de Puerto Rico, 2009), Día Cero (Puerto Rico, 2010), y Contracantos: Del aire a la rosa (Lima/Perú, 2013. Es diálogo con 22 pinturas inspiradas por el Canto V, Divina Comedia de Dante Obtuvo una mención del PEN Internacional de PR). Que el mar no me falte es una antología personal poética (Editorial Isla Negra, Puerto Rico-República Dominicana, 2019). Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés, árabe, portugués e italiano. Durante una década dirigió las lecturas bilingües de poesía realizadas en el legendario y desaparecido Cornelia Street Café. De este periodo, edita y publica una antología internacional bilingüe titulada Cornelia Nights/Noches de Cornelia (2008). En relación a su tesis doctoral sobre cine y literatura, creó la primera revista electrónica latinoamericana de cine, Entreextremos. Durante su sabático sobre el tema de las ballenas (2015), vivió en Granada, España. De esa temporada escribe un guión titulado Alwalida, inspirado por la historia original de Elisa Remón. Fue dirigido por el director catalán Manuel Polls:

https://vimeo.com/221172365 Código: 

Madeline 

 

En 2017 fue becada por la fundación Valparaíso, en Mojácar/España, para iniciar los dibujos a partir de fotos de ballenas para  su poema narrativo para niños, Secreto escondido en un caracol (inédito). En la actualidad crea y dirige con Pilar Blanco, “Casa Pilar”, una residencia de artistas y escritores en Chapala, México.  Su libro inédito “Mis Facebook Stories” recogen historias de vida y cultura en NYC, y una novela por entregas. Colabora con las revistas electrónicas ViceVersa y 80 grados. 

PALABRAS/WORDS

Ese aroma a nostalgia que destila algunas de las 365 esquinas, sublima la tristeza con el lúdico juego de memoria y, contrario a lo esperado, una sonrisa acude a los labios… La conjura del arte con la belleza hace alquimia. Por eso también la liviandad del texto. La sonrisa por la lágrima.

CARLOS ESTEBAN CANA, ESCRITOR, PUERTO RICO

Celebramos la puesta en circulación de este libro, que, por justicia poética, ha ganado el primer Premio de Poesía Pen Club de Puerto Rico, como un libro sólido, concentrado y sostenido en una unidad de voz, tanto en el tema, como en cada uno de los poemas independientes, que en un lenguaje limpio y sobrio, nos sensibiliza y nos examina lo que del pasado somos, allí donde llegamos al íntimo Ser.

ASTRID LANDER  

Encuentro de Poesía Internacional

 ZAMORA, MÉXICO

What does Millán want to approach, or better yet, what is she fleeing from? As we plunge into the pages of Día Cero, we will watch and we will feel, like with all good literature, the blind humming of poetry when it is being written, the previous instance when the pen meets the paper that the reader now has in his/her hands.

VANESSA DROZ

POETA PUERTORRIQUEÑA