POESÍA Y MEDIOS VISUALES - POETRY AND VISUAL MEDIA

Esta sección comprende tres áreas de interés: cine, fotografía y animación. He impartido talleres y dado conferencias. Si les interesa leer sobre los talleres ir a "Poesía y Creación". 

POESIA Y CINE

Alwalida, Granada, España

Video Promocional de Alwalida/Granada 

Por Manuel Polls Pelaz;  Historia original de Elisa Remón, entrevistada por Madeline Millán, guionista

 

Scriptwriter and Curator for Promotional Video Alwalida, Granada, Spain. Director Manuel Polls Pelaz; Original Story by Elisa Remón interviewed by Madeline Millán (scriptwriter)

 

                        https://vimeo.com/221172365

SAM_0578.jpg
SAM_0576.jpg
SAM_0574.jpg
SAM_0573.jpg
SAM_0566.jpg
SAM_0562.jpg
SAM_0561.jpg
SAM_0560.jpg
SAM_0559.jpg
SAM_0551.jpg
SAM_0525.jpg
SAM_0531.jpg

Poesía y Fotografía
Piedad Bonnett (Colombia)

Le pedí a Piedad Bonnett por poemas donde hiciera referencia o presentara la idea de la fotografía en la poesía. Quería, además, que fueran mujeres poetas.  Si algo intento en mi corta vida es dejar huella de lo que hacemos en este mundo. Los consorcios de autores y creadores se olvidan de que las mujeres también existen.  Por otro lado, llevo años trabajando este tema. Después de mi lectura a la obra de Llorenç Raich Muñoz sobre la fotografía y la poesía, confirmé otro aspecto: lo poco que somos leídos por España. La brecha que existe entre un lector de aquí y de allá siempre me ha impresionado. Se repite lo de que los hombres no leen mucho a mujeres poetas, y luego que España no lee mucho a los poetas de Latino América. ¿Cuál es el común denominador entre ambas formas de generarse ausencias, vacíos, nulidades? 

 

8 de enero, 2018

Estimada Madeline:

...Aquí van tres poemas, de distintas épocas, sobre la fotografía, para que escojas el que más te guste.

Un feliz año y suerte con tu proyecto. Me cuentas cuál escogiste.

Piedad Bonnett

 

BRUJERIAS

          Le tomo fotografías a lo que no puedo poseer

                                                            James Clifford

 

El rostro  levemente inclinado

como el de alguien que escucha como cae la lluvia,

la frente con su nube,

y ese aire de niño que muerde una manzana.

En la mirada

color de té, preguntas,

y esa semi sonrisa a no sé quién que te habla,

que te habla eternamente

en mi noche  mordida por conjuros y  lenguas de serpiente,

en la náusea del alba, en su sollozo,

en el atardecer sin luces de mi cuarto

-donde  he clavado tu fotografía

como una mariposa disecada-.

Tampoco ahora que te hago prisionero de mi vista

puedo entrar a vivir en tu universo

ciego para mis ojos, y lejano.

Pero qué dulce suerte  le concede  mi magia

a ese otro

de carne y sangre que en su cielo nada

indiferente al mar de sal que me sofoca!

Te condeno a morir  eternamente

en tu instante perpetuo,

fantasma de papel,

imagen fiel a nada,

rostro de tí que no verás tú nunca,

 

plantado en mi conciencia  con raíces de cuarzo,

quemándote en la hoguera sin tregua del deseo.

 

ENTONCES, ASÍ ERES

 

Una foto. Una sencilla foto

llegada por azar hasta mis manos.

Allí estás, con tu frente tocada por la sombra,

y los ojos hundidos,

y ese gesto soberbio

que no alcanza a matar la incertidumbre.

Eres otro y el mismo.

La vieja imagen

se funde con la nueva, y se deshace

como una carta rota en un estanque.

La miro largamente, como pidiendo al tiempo que me cuente

lo que no sé. Y la leo

como un ciego reciente

que con sus dedos se aventura al braille.

Busco revelaciones. Quizá historias o claves.

Y repaso uno a uno tus rasgos, como el hijo

que ve como la muerte desdibuja

la cara de su padre.

 

Entonces, así eres. 

 

Y en la foto tan vivo y en mi historia tan muerto.

Hasta tu suéter gris no me recuerda nada.

 

¿Por qué entonces te nublas de repente

y una lluvia menuda deslava tu cadáver?

 

 

ALBUM DE FOTOS

 

Al otro lado del teléfono

mi hermana habla  de fiordos, de glaciares,

de rías, de bahías, 

de “sastrugis”

(que son dunas de nieve).

No puedes- dice- ni imaginar los matices del blanco,

su belleza.

Y anuncia fotos, muchas fotos.

Yo no la decepciono:

También me agito, muestro mi deseo

de ver a su regreso

lo que no alcanzan a decir sus palabras.

 

No le digo a mi hermana lo que en su fondo sabe:

que lo que quiere atar

allá se queda;

que en su maleta

ya se comienza  a derretir la nieve;

que no hay segundos tiempos, 

que escribimos historias

con flores disecadas y mariposas muertas

que asfixian con su polen nuestros días.

 

Le digo en cambio

que aquí estoy, esperando su promesa.

SAM_0578.jpg